ROSQUILLAS CON NARANJA Y CANELA

Hoy quiero enseñaros a hacer estas rosquillas que pueden solucionar una tarde de merienda con niños (y sin ellos, os lo aseguro). La receta de rosquillas que tengo es la de mi abuela, pero ésta la encontré en un blog (cocinasinmiedo.blogspot), me animé a realizarla y fue un gran acierto.

A continuación os paso la receta paso a paso.

Ingredientes:

  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 1 naranja
  • 65 grs de azúcar
  • 50 ml de aceite de oliva
  • 250 grs de harina normal tamizada
  • 16 grs de levadura tipo Royal (1 sobre entero)
  • Canela molina
  • Aceite para freír

Elaboración:

Para comenzar con nuestra receta, vamos a lavar la naranja, rallamos parte de su piel y reservamos. En un bol, añadimos el huevo junto al zumo de la naranja y comenzamos a batir. Incorporamos también la ralladura de naranja. En la receta original también añaden ralladura de limón, yo decidí utilizar sólo la de naranja y salieron muy buenos.

Posteriormente, incorporamos la harina tamizada junto con la levadura, el azúcar y el aceite de oliva. A partir de aquí suelo utilizar un tenedor para remover porque necesitamos conseguir una masa homogénea, que no se pegue a las manos y podamos manejar.

Dicha masa vamos a dejarla reposar durante unos 45 minutos tapada con un paño o con film transparente. En invierno, podemos dejarla fuera pero llegado el verano, es mejor meterla en el frigorífico.

Una vez pasado el tiempo de reposo, vamos a enharinar nuestra mesa de trabajo para poner la masa. Amasamos nuestra mezcla unos minutos y comenzamos a tomar porciones regulares para darles la forma de cordón y así hacer la rosquilla.

Ahora llega la hora de calentar el aceite en una sartén sin que humee para comenzar a freír las rosquillas.

Para hacerlo bien, mientras el aceite está calentándose, he preparado en la encimera tres platos; uno, con papel absorbente para el exceso de aceite de la rosquilla cuando la sacamos de la sartén; otro, con azúcar mezclada con canela, para rebozar las rosquillas; y el último, para colocarlas ya listas para comer.

Así, una vez el aceite caliente, freímos nuestras rosquillas por ambos lados, las pasamos por el papel absorbente y las bañamos en azúcar con canela.  

Dejamos que se enfríen y listas para comer.

Es una receta muy fácil y os aseguro que los rosquitos salen deliciosos. Esta masa suele durar dos días buenos, pero os digo que en mi casa no duran tanto tiempo sin que la bandeja se quede vacía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s