CALAMARES RELLENOS

Quiero felicitaros las Navidades con esta receta que no faltaba en mi casa cuando cenábamos en Nochebuena: los calamares rellenos, que junto a los huevos rellenos eran las recetas “estrella” de mi abuela. Desgraciadamente, la receta de los calamares no pude aprenderla. Pero gracias a las nuevas tecnologías hay infinidad de formas de rellenarlos y este es el segundo año que los hago y, según mi cuñado, este año estaban más buenos que el año pasado. Jajaja.

Así que os enseñaré mi forma, que no es ni mejor ni peor. Eso sí, estaban extraordinariamente deliciosos.

No os aburro más. Vamos con nuestra receta.  

Ingredientes

Para el relleno:

  • 4 calamares medianos limpios
  • 300 grs carne picada
  • Un puñado de langostinos cocidos
  • 3 huevos duros
  • Dos dientes de ajo
  • Una cebolla mediana
  • Vino blanco o vino dulce
  • Sal y pimienta

Para la salsa:

  • 100 grs de almendras sin piel
  • Dos ajos
  • Pan duro
  • Perejil
  • Azafrán
  • Agua

Elaboración:

Comenzamos con la cocción de los huevos para ponerlos duros. Suelo utilizar un cazo amplio, al cual le añado una cucharadita de sal gorda. Lo pongo a fuego fuerte y cuando comience a hervir el agua añado los huevos. Esperaremos unos diez minutos y, con este tiempo, los huevos ya estarán listos.

Seguidamente, les quito el agua caliente y añado fría. Este proceso lo hago unas tres veces. Para pelarlos, espero que se enfríen y la cáscara se la quito dentro de agua fría, se despega mejor. Una vez pelados, reservamos en un plato.

Mientras los huevos hierven, vamos a limpiar los calamares o, mejor aún, decidle a vuestro pescadero que lo haga por vosotros, mucho más cómodo. Con las aletas y las patas del calamar, vamos a cortarlas en trozos pequeñitos. Reservamos en un plato. Ahora vamos a picar finamente los ajos y la cebolla. Sofreímos en una sartén con aceite de oliva a fuego medio. Cuando el ajo y la cebolla estén pochados, incorporamos las aletas y las patas del calamar. Añadimos un poco de sal y lo regamos con un chorreón de vino blanco. Este año no había vino blanco y he utilizado vino dulce de Málaga. Esto le ha dado un sabor extraordinario.

Mientras, salpimentamos la carne picada y vamos a añadirla a la sartén donde están todos los ingredientes anteriores. En este paso, tendremos que echar algo más de paciencia porque tenemos que desmenuzar muy bien la carne picada y que todos los ingredientes se mezclen. Además, el caldo que se forma debe evaporarse.

Una vez realizado el relleno, lo añado a un bol donde dejo que se enfríe para poder añadir posteriormente los huevos duros y los langostinos muy picaditos.

En la olla donde vayamos a cocinar nuestros calamares, vamos a cubrir la base con un poco de aceite de oliva y calentamos a fuego medio. Nuestra misión es hacer los calamares antes un poco por ambos lados. Que se doren. Y reservamos.

Mientras se enfrían los calamares y el relleno, vamos a preparar la salsa de almendras.

En otra sartén, ponemos a calentar un par de cucharadas de aceite de oliva. Sofreímos un ajo, que vamos a poner en el tarro de la batidora. Freímos las almendras, las añado al tarro y freímos también el pan duro cortado en dados, junto al perejil. Nuestro cometido es batir todos estos ingredientes añadiendo un vaso de agua para conseguir una salsa que no sea muy espesa. Reservamos.

Y por fin llegó la hora de rellenar los calamares, dejando un poco de hueco en la parte superior para cerrarlos con palillos. Una vez realizado este paso, solo nos queda añadirlos a la sartén donde los doramos con anterioridad, dejando ese aceite e incorporando la salsa para que se cuezan.

Añadiremos un poco de azafrán o de colorante alimenticio a nuestra salsa y si vemos que ha salido muy espesa, añadimos más agua para poder hacer los calamares. Para conseguir que se hagan por ambos lados, no nos olvidaremos de darles una vuelta de vez en cuando. Y no dejar de remover porque la salsa se pega a la olla y podemos liarla. No queremos que se nos quemen.

NOTA: Puede que os sobre relleno, como a mí. Si la carne no la hubiéramos cocinado podríamos hacer albóndigas y añadirlas a la salsa. Pero como la hemos cocinado, eso es imposible. Así que, cuando no hay más calamares añado el relleno a la salsa sobrante y hacemos un mejunje que no tiene muy buen aspecto, pero está buenísimo mojado con pan. Jajaja.

CALAMARES RELLENOS

Espero que con mis explicaciones logréis hacer unos calamares para chuparse los dedos. No dudéis en preguntar, ante cualquier duda. Estaré encantada de contestaros.

¡¡¡¡Buen provecho y hasta la próxima!!!! FELIZ NAVIDAD

CALAMARES RELLENOS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s