GALLETAS DE MANTEQUILLA

Una tarde dulce la de este domingo pasado. Hacía muchísimo frío, no hacía tiempo para salir y decidí hacer galletas. En un principio, mi idea era hacer cookies pero no tenía en la despensa las pepitas de chocolate que son imprescindibles en su elaboración. Así que me decidí por algo sencillo: galletas de mantequilla.

Cuando hice por primera vez las galletas de mantequilla fue por una receta que encontré en internet y resultó ser todo un fracaso. En la libreta donde apunto mis recetas, escribo una nota al final diciendo: “Duras como piedras” “No volveré a utilizar esta receta, voy a compararlas con otras”. Dicho y hecho, seguí buscando y encontré la receta que hoy os voy a enseñar. Conseguí que salieran muy buenas de sabor y nada duras.

Así que dejo de escribir y vamos al grano porque estamos perdiendo un precioso tiempo para comenzar con nuestra receta.  

Ingredientes:

  • 125 grs de mantequilla sin sal
  • 160 grs de azúcar (3/4 de vaso de 250ml)
  • 2 huevos
  • 450 grs harina (3 vasos y medio)
  • Ralladura de limón
  • ½ sobre de levadura tipo Royal
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración:

En un bol, mezclaremos el azúcar, los huevos, la mantequilla pomada (bien blandita), la ralladura de limón, la esencia de vainilla y la sal. No utilicé las varillas eléctricas, sino las manuales. Esto lleva un poco de tiempo si la mantequilla está un poquito más dura. Cuando todos los ingredientes estén ligados, añadiremos la harina y la levadura coladas anteriormente. En este momento, me olvidó de las varillas y paso al tenedor, más rudimentario pero mucho más útil. Cuando consigamos una mezcla homogénea,  amasaremos con las manos formando una bola.

Ahora tapamos el bol con film transparente y reservamos en el frigorífico durante una media hora aproximadamente. Cuando nos queden unos diez minutos para sacar la mezcla del frigorífico, precalentamos el horno a 180ºC.

Pasado el tiempo, espolvoreamos nuestra mesa de trabajo con harina y extendemos nuestra mezcla con un rodillo hasta conseguir una capa de 4 a 6 mm. Y ya podemos dar formas a nuestras galletas. La forma básica es la redonda y si no tenemos un molde podemos usar la boca de un vaso. Así fue como hice mis primeras galletas, luego conseguí un molde con varias formas y es el que utilizo. Lo veréis en la foto. Ni que decir tiene, que con los recortes volvemos a amasar y a cortar hasta que no nos quede ni una mijita de mezcla.

Forramos una bandeja de horno con papel vegetal y colocamos nuestras galletas separadas un poco entre sí, porque al hornearlas aumentan algo su volumen. El tiempo de cocción es de unos 10 minutos o hasta que las veamos un poco doraditas. No debemos excedernos en el tiempo porque se queman enseguida.

Al sacar las galletas, se colocan sobre una rejilla para que se enfríen. Así conseguimos que se endurezcan sólo un poco. Una vez frías, las guardamos en un recipiente donde pueden aguantar perfectamente varios días. En mi caso, no llegan al tercer día.

NOTA: esta misma receta podemos utilizarla para galletas con canela, añadiéndola a la harina una o dos cucharaditas; y si quiero de chocolate, disminuir la harina en 50grs, por ejemplo, y añadirlo de cacao en polvo.

Agradezco de todo corazón que leáis mis recetas. Y, si queréis, dejad algún comentario si tenéis alguna duda. Estaré encantada de contestaros y, a la vez, me hará muy feliz.

¡Hasta la próxima y disfrutad!

GALLETAS DE MANTEQUILLA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s