ALMEJAS SALTEADAS

Hola amig@s hoy quiero enseñaros una receta de marisco, en concreto, de almejas. Esta receta la hacía mi madre y mi abuela y, vuelvo a repetiros, no es nada difícil. Lo que quiero hacer con este blog no son recetas complicadas, sólo recetas del día a día. En conclusión, las que hago en casa.

Puesto que el ingrediente principal de nuestra receta es la almeja voy a hablaros un poquito de la misma. También podemos llamarla chirla. Y existen mucha variedad en función de la zona donde se críe. Las que suelo cocinar son las almejas de la zona de Huelva, así como de la costa malagueña.

Lo primero que hago cuando llego a casa es meterlas en un cuenco con agua y mucha sal, puesto que trataremos que el agua se asemeje al agua del mar, para que así expulsen la arena que puedan contener en su interior. Si observamos que salen burbujitas de vez en cuando es que aún están vivas. Suelo dejarlas toda una mañana o toda la tarde dentro del frigorífico. Luego, cuando voy a cocinarlas las coloco en un colador y las enjuago muy bien por si quedan rastros de arena. No hay nada más horrible que comer almejas con arena.

Y ahora pasamos a la acción.                                                                               

Ingredientes:

  • Un kilo de almejas
  • Tres ajos
  • Perejil fresco o seco
  • Sal y limón
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco

Elaboración:

Para empezar, pelamos los ajos en rodajas. Ponemos a calentar una olla con aceite de oliva a fuego suave. Queremos que los ajos sólo tomen un poquito de color.

Ya habremos realizado el paso que he comentado anteriormente con las almejas y, una vez bien enjuagadas para quitarles el resto de arena que puedan llevar, las reservamos. Después, en la misma olla donde están los ajos, las colocamos y tapamos, poniendo el fuego fuerte para conseguir que se abran.

Un dato importante es que si las almejas, pasados unos cinco u ocho minutos, no se han abierto y eliminado su jugo, hay que tirarlas porque no se encuentran en buen estado.   

Cuando abramos la olla y veamos que la mayoría de las almejas están abiertas y vemos que han soltado parte de su jugo, añadimos la sal, el perejil picado y un chorrito de limón. Bajamos el fuego al mínimo e incorporamos medio vaso de vino blanco con otro medio vaso de agua. Removemos un poco y tapamos para que el alcohol del vino se evapore. Con diez minutos tendremos bastante, tampoco queremos que se quede sin caldito. Porque os aseguro que está delicioso.

Algo que hacíamos en casa cuando las hacía mi madre, eran barquitos de pan cuando ya no había almejas y quedaba el caldo.

Espero que os guste. Buen provecho

Almejas salteadas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s