SALMÓN AL HORNO

Es bien cierto que os comenté en un post anterior que hacía mucho calor para utilizar el horno en verano. Pero no he podido resistirme a enseñaros como hago el salmón al horno. Tengo una pequeña ventaja al trabajar en una empresa de pescado fresco y que uno de mis compañeros me dejó un filete de salmón para llevarme a casa. Una maravilla, os lo aseguro.

Pero soy consciente que no todo el mundo tiene la misma suerte. Por eso, esta receta se puede hacer con filete de salmón o con un trozo de salmón no fileteado. La diferencia es el precio, el filete es más caro pero es más fácil de comer porque no tiene ninguna espina. Si tenemos niños en casa y queremos que coman pescado, creo que la mejor forma es comprando un filete.

Vamos con nuestra receta de hoy                                            

Ingredientes:

  • Filete de salmón de un kilo y medio aproximadamente
  • Tres limones, uno en rodajas y el zumo de los otros dos
  • Medio vaso de mantequilla derretida
  • Cuatro cucharadas de miel
  • 1/4 de vaso de cilantro picado (como no tenía en casa, utilicé eneldo seco)
  • Sal y pimienta

Elaboración:

Comenzaremos precalentando el horno a 200ºC, de esta forma lograremos que nuestra receta se haga en menos tiempo.

En una bandeja de horno, que previamente habremos forrado con papel de aluminio, colocaremos nuestro filete de salmón. Lo salpimentamos y colocamos las rodajas de limón alrededor de la pieza por debajo.

En un cuenco de cristal, mezclamos el zumo de los dos limones restantes, la mantequilla derretida, la miel y el cilantro (eneldo, en mi caso). Lo mezclamos bien con una cucharada y lo vertemos sobre el salmón.

Posteriormente, tapamos la bandeja con papel de aluminio, sellando bien los bordes para que el jugo no se salga.

Horneamos el salmón durante 25-30 minutos, siempre os digo que los tiempos de cocción son orientativos porque cada horno es distinto.

Pasado este tiempo aproximado, veremos que al levantar el papel de aluminio, con mucho cuidado de no quemarnos con el vapor de agua, el color del salmón es rosa clarito. Para que tome un poco de mejor color, lo que hacemos es dejarlo en el horno sin encender, con el calor residual y sin papel de aluminio.

Ya solo nos queda servirlo en nuestra mesa, acompañado de patatas cocidas, patatas a lo pobre o con verduras. En mi caso, hay patatas a lo pobre con pimientos y cebolla.

También comentaros que en lugar de salmón, podemos comprar una lubina o una dorada y que nos la fileteen.

Os aseguro que sale exquisito y muy jugoso

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s